miércoles, 21 de julio de 2010

DISFRUTAR LA VIDA

La mayoría de nosotros pensamos demasiado en el futuro ( me incluyo ), planeamos nuestro próximo viaje, nuestro próximo ascenso, nuestra siguiente salida con alguien especial,etc, etc. y vamos siempre detrás de ese futuro descuidando el presente. Por nuestra mente circulan escenas futuras y dejamos de lado lo que pasa frente a nuestros ojos, perdiendo las oportunidades que nos ofrece la vida día a día.
Suele suceder que cuando lleguemos a ese futuro nos demos cuenta que hemos transcurrido nuestra vida sin haberla disfrutado esperando "ese" futuro que no se cumplió según nuestras expectativas.
Tampoco solemos darnos cuenta de los buenos momentos que estamos viviendo y los desperdiciamos con frecuencia.
Es importante vivir en el aquí y en el ahora, de conectar con el presente. Según el budismo, la insatisfacción que sentimos las personas nace del anhelo o del ansia por lo que ha de llegar, por eso nos enseña a desarrollar la atención y la conciencia para conectarnos con el presente a través de técnicas de respiración y relajación como el yoga o la meditación, sin embargo es difícil llevarlo a cabo en las sociedades modernas en las que nos toca vivir, donde todos vamos a la carrera.
Sería importante aprender a tomar conciencia del placer que significa vivir cada día, de las experiencias que nos toca vivenciar y no dejar que transcurra como algo mecánico, que las agujas sigan girando y las hojas del almanaque continúen pasando sin percatarnos.
La vida es como un camino por el bosque que debemos transitar, podemos caminar con la mirada puesta en el horizonte,como los caballos de tiro que no pueden ver a sus lados, podemos mirar de vez en cuando para atrás para ver por dónde hemos pasado o podemos caminar mirando a los costados, observando lo que nos regala la naturaleza, las plantas, las flores , los árboles, los pájaros que se posan en ellos, el río que corre a nuestro lado.
En mi humilde opinión creo que podemos alternar las tres opciones , poniendo en funcionamiento todos nuestros sentidos y capacidades .

lunes, 28 de diciembre de 2009

FELICIDAD...¿DESPUÉS?

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después...

Después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.
Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños.
Después nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar.
Pensamos : después seremos más felices cuando salgan de esa etapa.
Luego decidimos que nuestra vida será completa cuando a nuestra pareja le vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando consigamos un ascenso, cuando nos retirmos...
La verdad es que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA MISMO

Si no es ahora,¿ cuándo? la vida estará siempre llena de luegos, de retos, de después.
Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora de todas formas.
No hay un después, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino y es ahora.

Atesora cada momento que vives, y atesóralo más porque lo compartiste con alguien especial, que lo llevas en tu corazón y recuerda que EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE

Así que deja de esperar hasta que termines la Universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos 10 kilos de más, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno,o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que justamente éste para ser feliz!!!

Trabaja como si no necesitaras dinero,ama como si nunca te hubieran herido y baila como si nadie te estuviera viendo.

                                                                                                                                                                                                           

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO

sábado, 19 de diciembre de 2009

AMIGOS




"Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera, cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados.
Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales( a veces los muertos andan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición...)
La carretera era larga y colina arriba, el sol era muy intenso, y ellos estaban sudados y sedientos.
En una curva del camino vieron un magnífico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro.

El caminante se dirigió al hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el siguiente diálogo:
-Buenos días
-Buenos días-respondió el guardián
-¿cómo se llama este lugar tan bonito?
-Ésto es el CIELO
-Qué bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!
-Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera, y el guardían señaló la fuente
-Pero mi caballo y mi perro también tienen sed...
-Lo siento mucho-dijo el guardián-pero aquí no se permite la entrada a los animales.

El hombre se levantó  con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y suguió adelante.

Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puerta vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles...
A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero, posiblemente dormía.

-Buenos días-dijo el caminante
El hombre respondió con un gesto en la cabeza
-Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo
-Hay una fuente entre aquellas rocas-dijo el hombre, indicando el lugar- podéis beber toda el agua como queráis.

El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed.
El caminante volvió atrás para dar gracias al hombre.
-Podéis volver siempre que queráis-le respondió éste
-A propósito¿ cómo se llama este lugar? -preguntó el buen hombre
-CIELO
-¿El Cielo? pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!!
-Aquello no era el Cielo, era el Infierno-contestó el guardián
El caminante se quedó perplejo
-Deberíais prohibir que utilicen vuestro nombre! esta información falsa debe provocar grandes confusiones!-advirtió el caminante
-De ninguna manera!-increpó el hombre-en realidad nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos...

                                                                                     PAULO COHELO

sábado, 5 de diciembre de 2009

APRENDER A QUERERTE

Para cuidar bien de uno mismo es imprescindible escuchar al corazón en silencio, saber qué siente y necesitaNutrirlo con actitudes positivas, tratarlo con respeto,. ser tolerantes con él cuando sufre, nos hará sentir mejor con nosotros y con los demás.



Sólo en silencio podemos escuchar sus necesidades, puede que nuestro corazón esté sufriendo  y estemos tan ocupados en otras cosas que ni nos demos cuenta o porque aceptemos como inevitable un cierto nivel de angustia.



Cuando tenemos un momento en silencio, el malestar brota a la superficie, es en ese momento que tomaremos conciencia y le prestaremos atención.



Si estamos atentos a la voz  de nuestro corazón, aprendemos a decir "NO", a protegernos de ser invadidos o de que se aprovechen de nosotros, y a asumir las consecuencias de nuestras decisiones.
Cuando nos escuchamos desde el corazón estamos preparados para actuar con autenticidad, y cuando escuchamos a otros desde el corazón, es más probable que actuemos con empatía.




Las razones del corazón



Blaise Pascal dijo: " EL CORAZON TIENE RAZONES QUE LA RAZON NO CONOCE"
Cuando no oímos las razones del corazón, nos sentimos desconectados, incómodos; cuando las oímos, estamos en contacto con nosotros mismos, nos sentimos más seguros, distinguimos con más facilidad lo bueno de lo malo, afrontamos las dificultades con valentía, y nuestras relaciones con los demás son más fuertes y ricas



Cómo escuchar al corazón?



-practicar la meditación
.hacer ejercicio
-pasear en contacto con la naturaleza
-hablar con un buen amigo
-disfrtuar de algo hermoso: escuchar música, asistir a un espectáculo de danza, ir al cine,etc
-fomentar la creatividad
-expresarse por medio de la escritura
-pasar tiempo con nosotros mismos





Este tiempo debe tener el sentido de estar en compañía con nosotros mismos

lunes, 16 de noviembre de 2009

EL RIO DE LA VIDA


"Siéntate a la orilla de un río y míralo correr. Mira con cuántas rocas choca en su curso,pero cómo el río sigue fluyendo...
Tal observación podrá inspirarte esperanza. No importa cuántas curvas y rocas traten de impedir su curso, deberás sentir el anhelo de seguir empeñosamente.
En realidad, sientes mayor alegría y belleza si el río de la vida tiene curvas y cataratas."

Torkom Saraydarian

sábado, 14 de noviembre de 2009

DIRIGIR EL RUMBO DE TU VIDA


Nosotros decidimos si queremos ser protagonistas o espectadores de nuestra vida. Dirigir el propio rumbo es decidir cómo y dónde buscar la felicidad.
Dirigir nuestra vida se asemeja a la imagen de alguien tomando con fuerzas las riendas de su caballo, en este paralelismo se diría que depende de cada uno el vivir la vida como una travesía en un carruaje,como un pasajero que ha decidido adónde quiere llegar pero ha dejado bajo la responsabilidad de otros el cómo llegar hasta allí.
El ir en carruaje tiene sus ventajas: durante el trayecto, la persona va un poco más cómoda y no debe preocuparse por si este camino se ha llenado de barro o tiene muchas curvas y repechos, a cambio, debe conformarse con mirar el paisaje a través de la ventanilla del carruaje  y esperar que la dirección sea correcta,o sea que no es quién lleva las riendas, hay quienes deciden vivir así su vida y pagan el precio de convertirse en pasajeros o en espectadores de su propia vida.
Otros deciden tomar las riendas y hacer del vivir algo más semejante a cabalgar, por supuesto que no disfrutan de tantas comodidades como los que viajan en carruaje, deben estar más atentos a los peligros o complicaciones que pueden presentarse, sin embargo, tienen la posibilidad de elegir otros caminos para salvar esos imprevistos sin perder el rumbo.También es un viaje mucho más intenso,se siente el viento en el rostro y el ruido de los cascos .
Tomar las riendas significa poner a mi cargo la conducción de mi vida, aunque eso implique ciertos riesgos.
Loading...